Quienes somosÚnete a Militante Contacto
Inicio Manos fuera de Venezuela

Emiliano Zapata y la Revolución Mexicana

Emiliano Zapata y la Revolución Mexicana
Claudia Jay

La participación de los campesinos pobres y de las masas oprimidas en la revolución mexicana de 1910 fue fundamental para realizar las reformas de carácter progresista que posteriormente se llevaron a cabo. Todo esto a pesar de la incapacidad de la burguesía para sacar del atraso al país. Uno de los principales dirigentes de las masas campesinas de la revolución mexicana fue Emiliano Zapata.

El estado de Morelos desde el siglo XVI era el principal productor de azúcar en el país. A finales del siglo XIX y principios del XX, las haciendas habían despojado a los campesinos de sus tierras, lo que provocó levantamientos por parte de los campesinos. Por su parte, los dueños de los ingenios azucareros invirtieron en maquinaria, haciéndola la tercera mas moderna del mundo. Esto provocó que el estado de Morelos se convirtiera en el tercer productor de azúcar en el mundo.

Esto indudablemente se reflejaba en el lujoso nivel de vida de los terratenientes, que contrastaba con el de los campesinos pobres, los cuales seguían en condiciones de extremo atraso. Todo esto provocó la rabia de los campesinos, que se expreso primeramente en la lucha por recuperar sus tierras y también contra las formas de opresión en que vivían.

Zapata nace el 8 de agosto de 1879 en Anenecuilco en una familia campesina que tenía algo de tierra y ganado. No era un campesino pobre, pero tampoco se le podía considerar un campesino rico. A sus 30 años tenía la confianza de los campesinos ya que en 1909 fue elegido presidente del Consejo Comunal de Anenecuilco. Esto en el contexto de que a principios de ese mismo año se realizó la elección de gobernador de Morelos, que ganó Pablo Escandón por medio de un fraude electoral ya que era el candidato de Porfirio Díaz.

Por medio del consejo comunal, Zapata dio la lucha legal por las tierras y el gobierno de Escandón, que era totalmente incapaz de darse cuenta de que el descontento de los campesinos crecía, aumentó los ataques hacia estos, favoreciendo legalmente a los terratenientes.

Posteriormente, los campesinos enviaron una carta al gobernador (mas bien en tono de súplica) para que los dejara sembrar los terrenos de Villa de Ayala, lo cual el gobernador ignoró por completo. Ante esto, Zapata reunió a 80 hombres armados y tomaron las tierras. Les pidió a los campesinos de Villa de Ayala que no intervinieran porque el problema no era con ellos, sino con la hacienda. Después de esta victoria, los campesinos de Villa de Ayala y de otros pueblos se unieron a Zapata y se generalizó este ambiente en el que se empezó a repartir tierras a los campesinos. Más adelante, en el contexto de la rebelión contra el gobierno de Díaz, Zapata decide sumarse, aunque con un programa agrario radical. Debido a esto surge el Ejercito Libertador del Sur con una dirección que se elegía en los pueblos con la participación del campesinado y el proletariado agrario.

A principios de 1911, Zapata contaba con más de 1000 hombres armados y en mayo tomó Cuautla con 4000 hombres. La idea de Zapata no era una rebelión campesina local, sino una revolución que asegurara tierras y buenas condiciones de vida.

Plan de Ayala

Tras de la llegada de Madero al Gobierno, se veía clara la intención de éste de desarmar al movimiento campesino y negociar con Díaz. Tres semanas después de la llegada de Madero a la Presidencia, Zapata y Otilio Montaño redactaron el Plan de Ayala firmado el 28 de noviembre de 1911, buscaba ser el programa político de la Revolución campesina, y de hecho en Cuernavaca, Morelos, Chilpancingo y Guerrero se llevó a cabo.

El Plan de Ayala desconoce a Madero como Presidente de la República, lo declara traidor de la revolución y llama a su derrocamiento. Esto debido a los tratos con Porfirio Díaz y porque no cumple la promesa hacia los campesinos de repartir las tierras. Plantea que los campesinos que hayan sido despojados de sus tierras, las recuperen y, lo más importante: la expropiación de los bienes de los terratenientes y los enemigos de la revolución.

El Plan de Ayala en los hechos se vio reflejado en la expropiación de los ingenios azucareros, puestos bajo control de los ejércitos campesinos y trabajadores agrícolas. En la profundización de la revolución en Morelos, el Ejercito Libertador del Sur controlaba toda la zona y a la cabeza estaba Zapata. En lo que fue conocido como la “Comuna de Morelos”, las masas llevaron a cabo lo que la burguesía fue incapaz de hacer.

La burguesía ha tratado de ocultar el papel que jugaron dirigentes como Emiliano Zapata en la revolución. En cambio realzan el papel de Carranza, Madero y Obregón. Quienes llevaron a cabo las transformaciones en la revolución fueron las masas campesinas y explotadas que se vieron representadas en el sur del país por Zapata.

Actualmente, los campesinos tienen ante sí una serie de problemas cuya mejor forma de resolverlos es manteniendo un programa independiente de la burguesía y aliados con los trabajadores de la ciudad.
La capacidad de lucha de los campesinos se vio reflejada en la revolución, pero para hacer una transformación definitiva en favor de los explotados, es imprescindible su lucha del lado de las masas explotadas de la ciudad, especialmente al lado del movimiento obrero.

Share this