Quienes somosÚnete a Militante Contacto
Inicio Manos fuera de Venezuela

Carta abierta a Andrés Manuel López Obrador

Escrito por: 
Darío Carrasco y Carmen Ortiz

Ponemos al alcance de nuestros lectores la presente carta abierta dirigida a Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en la que los firmantes expone su punto de vista sobre el proceso que se ha desarrollado a lo largo del este fin de semana, mismo en el que, por medio de una consulta, se definirá quién de los dos aspirantes de la izquierda para la candidatura presidencial con miras a las elecciones del 2012, AMLO o Marcelo Ebrard, está “mejor posicionado” ante la “ciudadanía”.  El resultado de este sonde de opinión será dado a conocer en los próximos diez días para ser tomado en cuenta por los dirigentes del PRD, del PT y de Movimiento Ciudadano (antes Convergencia) para definir el candidato del Diálogo para la Reconstrucción de México (DIA), frente electoral que aglutina a dichos partidos.

Desde Militante hemos insistido en la necesidad de que AMLO gire enérgicamente hacia la izquierda como condición para romper el cerco impuestos por el ala de derechas infiltrada en el PRD, misma que pretende cerrarle el paso a toda costa e impedir su candidatura, y para crear una base política superior a la del 2006 que logre movilizar a los millones de obreros y campesinos pobres de este país, todos ellos hartos de la política antipopular de los gobiernos del PAN y del PRI, para que hagan sentir estos su enorme peso como las principales fuerzas sociales y políticas de México, movilizándose en las calles y forzando una elección en 2012 que aplaste demoledoramente a los partidos de derecha y que neutralice todo intento de un nuevo fraude electoral.

Y girar a la izquierda significa apoyarse en los sindicatos y todas las organizaciones por medio de las que luchan los pobres, enarbolando un programa que abiertamente llame a movilizarse, a hacer paros y huelgas por mejores salarios, empleo estable y digno; por  poner bajo control obrero todas las fábricas cerradas; por créditos blandos para el campo, precios de garantía para los productos agrícolas, la nacionalización de los latifundios abiertos o velados para su distribución colectiva entre los campesinos sin tierra; por más escuelas, universidades, hospitales, vivienda social en condiciones dignas y al alcance para todos los trabajadores sin excepción; por la eliminación de todos los impuestos contra los pobres y la elevación de estos para los ricos, etcétera, así como la renacionalización de toda la industria privatizada por los gobiernos del PAN y del PRI, todo ello junto a la confiscación de los bienes de la burguesía. Para impulsar todas esas medidas, y para de paso frenar la nefasta aventura de la “guerra contra el narco” que sólo nos ha puestos en medio de fuego cruzado entre los cuerpos represivos del Estado y las distintas bandas de narcotraficantes, resulta necesario impulsar acciones para derrocar a Calderón.

Es por ello que, dadas las tareas del movimiento obrero en general y de Morena en particular, también hemos insistido en la idea de que, por consecuencia, la definición del candidato de la izquierda solamente podía ser responsabilidad de los millones de trabajadores de la ciudad y del campo, de estudiantes, colonos, amas de casas, que se organizan en torno a Morena y que forman parte de la militancia de base del PRD y demás partidos de izquierda; hemos señalado que la consulta es un método antidemocrático porque no es ninguna garantía de que por medio de esta se exprese la voluntad de la enorme base de apoyo de AMLO, pero sí, por el contrario, se trata del instrumento favorito del ala de derechas del PRD para ser manipulada e imponer a sus candidatos a cargos de elección popular. Es por ello que nos hemos pronunciado reiteradamente contra la consulta, haciendo llamados por la elección del candidato para el 2012 por medio del voto directo en urnas en las que se tenga plena garantía de que participarán los millones de afiliados a Morena, así como los militantes de base del PRD y demás partidos de izquierda.  Además, para frenar a la reacción dentro de las organizaciones obreras, AMLO tendría que llamar a expulsar del PRD a los chuchos y cuantas corrientes al interior del partido tengan como objetivo arrodillar a Morena para allanarle el camino al Régimen y a sus políticas de hambre y de explotación.

Desde nuestro punto de vista, un programa de lucha y movilización que rompa con el capitalismo, acompañado de métodos democráticos para organizar e impulsar la lucha de los trabajadores y campesinos pobres, es la mejor manera de darle contenido a aquella consigna de AMLO que lo potenció en el 2006, “Primero los pobres”,  y de girar a la izquierda para asegurar una masiva movilidad de la gigantesca base natural de apoyo de la izquierda  y desmoronar con ello el cerco impuesto por la burguesía, sus partidos y su Estado, que ha impedido que la voluntad de los pobres se transforme en gobierno ya sea a través de las elecciones o sin ellas; esta último a razón de que los trabajadores en su lucha no podemos estar sujetos a las reglas del juego impuestas por la democracia burguesa.

Desafortunadamente el camino seguido por AMLO ha sido distinto al anterior, cediéndole toda la iniciativa al ala de derechas del PRD aceptado los términos  impuestos por esta. Además, por otro lado, en lugar de posicionarse claramente y sin ninguna clase de cortapisa del lado de los trabajadores de la ciudad y del campo, AMLO, después del acto del 2 de octubre pasado en el que Morena se constituyó  como asociación civil, se ha lanzado a una búsqueda incansable del apoyo de los empresarios, creando más confusión y desconcierto con ello. De continuar por esa vía AMLO, en contra de su voluntad, lo que realmente estará haciendo es facilitar las cosas apara que el PRI, partido en el que los sectores más prominentes de  los empresarios están depositando toda su confianza para relevar al PAN, regrese al poder.  AMLO tiene que corregir pues de no hacerlo su eventual candidatura está en serio peligro; pero más aún, el riesgo de que la izquierda sea derrotada en la elecciones presidenciales del 2012 será cada vez mayor si el dirigente de Morena no gira enérgicamente a la izquierda.

“Ni reír, ni llorar, menos odiar, sólo comprender…” diría el filósofo neerlandes  Spinoza. Los trabajadores tenemos que actuar transformándonos en una fuerza organizada que intervenga en todas las organizaciones en las que se encuentren nuestros hermanos de clase, agitando en torno a una política a la altura de las circunstancias, dejando en claro los límites del reformismo y explicando pacientemente que, bajo las condiciones actuales del capitalismo, no podemos lograr ninguna clase de beneficios materiales y sociales para nosotros y nuestras familias por modesto que sea sin una seria batalla de por medio contra los intereses de los banqueros y los empresarios; señalando a la vez que la única solución de fondo  al desempleo, a la pobreza, a la masacre del Estado encubierta bajo el velo de la “guerra contra el narco”, en síntesis, a la barbarie a la que nos condena la burguesía,  es la eliminación de la propiedad privada capitalista por medio de un Estado obrero que impulse una economía planificada y el socialismo.

Como explicaría Marx, la emancipación de la clase obrera sólo puede ser obra de la clase obrera misma. Para frenar a la burguesía y desmantelar a su Estado transformando a los trabajadores en la fuerza política hegemónica que derrumbe la dictadura del capital y que estos definan el destino de sus propias vidas y de la sociedad, es necesario que el programa por el socialismo se transforme en el programa de las masas desposeídas arrebatándolas de la influencia del reformismo o de cualquier otra corriente política que no esté dispuesta a romper con los empresarios. Transformar al programa político de Marx, Engles, Lenin y Trotsky en el programa del proletariado mexicano y de todo el mundo es la tarea a la que se ha abocado Militante a lo largo de 21 años de lucha. Desde nuestro punto de vista, esta misma es la tarea que debe compartir todo aquel trabajador consciente que sabe que el camino para la solución de los graves problemas que aquejan a nuestra clase no es el de las concesiones a la derecha ni el de la conciliación con los empresarios. Camarada te invitamos a que te unas a Militante y luchemos juntos por estas ideas. Escríbenos:  info@militante.org

Atentamente

Tendencia Marxista Militante

Carta abierta a Andrés Manuel López Obrador

Somos integrantes del movimiento encabezado por usted desde sus orígenes. Nos opusimos férreamente a su desafuero como Jefe de Gobierno del D.F.; en apoyo a su candidatura para la presidencia de la República en 2006, nos organizamos espontáneamente para realizar pintas y convencer ciudadanos contra la infame campaña negra que en su contra realizaban el PRI y el PAN.  Nos sumamos al plantón en Reforma para tratar de evitar que se consumara el fraude, y una vez consumado éste, no faltamos a ninguna acción convocada por usted, nuestro presidente legítimo, ya fuera para defender nuestro petróleo o para integrar ciudadanos con la credencialización del gobierno legítimo. A la fecha formamos parte de comités de MORENA, y semana a semana realizamos diversas actividades desde pintas en bardas públicas, conferencias, eventos musicales y cuanta iniciativa podemos para fortalecer este movimiento, que nos parece puede ser la única y la última esperanza por ahora para rescatar nuestro país de manos de un puñado de vulgares ladrones disfrazados de grandes empresarios o políticos de todos los partidos que simulan cambios para asegurar que todo siga igual.

Nuestra pertenencia a este movimiento nace de la firme convicción de que sólo los ciudadanos organizados podemos transformar en serio al país y de que, hasta ahora, sólo usted puede encabezarlo, pues a lo largo de su trayectoria ha mostrado honestidad, congruencia e inflexibilidad frente a los poderosos.  Las grandes decisiones que se han tomado en este movimiento pretendían ser democráticas y, con todos sus bemoles, hasta en grandes asambleas y a mano alzada.  Nos llama la atención, sin embargo, que en una decisión tan trascendente como la definición de quién nos encabezará en la próxima contienda electoral del 2012, no se haya convocado a quienes conformamos este movimiento a expresar de alguna manera nuestra opinión.

Si bien creemos en usted como nuestro líder, no podemos ocultar nuestro desencanto e inconformidad por el apoyo que ha brindado a políticos oportunistas que ningún compromiso tienen con los marginados de este país y que, una vez alcanzado el puesto, dan la espalda a quienes los llevaron al poder, para ponerse al servicio de los poderosos.  Los ejemplos son múltiples, pero sirvan para refrescar la memoria los nombres de Zeferino Torreblanca, Juan Sabines, Amalia García o Cota, para no hablar de un sinfín de legisladores y jefes delegacionales que en su momento contaron con su apoyo y hoy son rabiosos detractores suyos.

En el caso de Marcelo Ebrard, nos parece que hace mucho dejó de ser un aliado confiable y las muestras de su acercamiento con la derecha de este país se expresan no sólo en el ámbito político de las alianzas con el PAN, sino en el ejercicio mismo de su gobierno al frente del D.F. donde, pese a sus múltiples obras de infraestructura, es muy cuestionable a quiénes van dirigidos sus beneficios.  En resumen, nos parece un grave error que no haya consultado a las bases del Movimiento Regeneración Nacional sobre el método para decidir sobre el próximo candidato presidencial, pues de consumarse la maniobra sobre el supuesto ‘mejor posicionado’ e imponer a Marcelo Ebrard como el candidato único de las supuestas izquierdas, mucho tememos que se profundice el divorcio de las estructuras burocráticas -incluidas las de MORENA-, y los ciudadanos que no tenemos más interés en nuestra participación que lograr un cambio verdadero en México, y está claro que para muchos de nosotros, Marcelo Ebrard, por su origen y los intereses que representa, no puede encabezar dicho cambio.  Si se consuma la maniobra y usted., Andrés Manuel López Obrador, valida la candidatura de Ebrard, tenga la certeza que miles o, tal vez, millones de mexicanos no le acompañaremos en esa aventura.

Darío Carrasco y Carmen Ortiz.

Fecha: 
06 de noviembre del 2011
Share this